Definiciones: Velocidad de obturación

fotografía básica

¿Qué es la velocidad de obturación y qué podemos conseguir al dominarla? Llamamos velocidad de obturación (shutter speed en inglés) a esa velocidad medida en fracciones de segundo a la que el obturador de nuestra cámara se abre para dejar incidir la luz en el sensor. Si imaginamos nuestra cámara como un grifo y nuestro sensor como un vaso de agua en el que el agua es la luz, la velocidad de obturación sería la velocidad a la que abrimos y cerramos el grifo. Cuanto más rápida, menos agua sale y más vacío queda el vaso. Trasladado a la fotografía, cuanto más rápida es la velocidad elegida menos luz entra en el sensor.

Recordemos que la velocidad se representa por fracciones de segundo. Esta puede ir desde varios segundos (dependiendo de nuestra cámara) hasta 1/1000 o 1/2000 segundos. Trabajar con diferentes velocidades nos permite no solo conseguir mayor o menor luminosidad en una escena, sino también conseguir efectos de movimiento fluido o congelado.

¿Cómo afecta al movimiento?

Utilizar velocidades para ganar en luminosidad puede afectar a la nitidez de nuestra imagen. Debemos tener en cuenta que la velocidad mínima ideal para disparar sin trípode y que nuestra imagen no esté movida es 1/125s. Dependiendo de la cámara y de nuestro pulso podremos bajar a 1/60s o incluso 1/30s sin que la imagen se vea demasiado afectada. Pero por debajo de esos valores tanto el movimiento de nuestra mano como el propio movimiento de la cámara al levantar el espejo provocará leves trepidaciones que perjudiquen a la nitidez de nuestra imagen. Es por esa razón que se recomienda utilizar un trípode si bajamos de 1/60s de velocidad.

shutter speed

La razón principal de utilizar una u otra velocidad es conseguir mayor o menor luminosidad en nuestra imagen. Sin embargo existen muchos efectos que podemos conseguir con ella. Pongamos dos situaciones contrarias como ejemplo:

Congelar un objeto en movimiento

Imaginemos que queremos fotografiar una gota de agua en el aire. Es una imagen que nuestro ojo, que percibe 24 fotogramas por segundo, no es capaz de captar a simple vista. De igual modo, la velocidad a la que cae es demasiado rápida para conseguir una imagen nítida a una velocidad media con nuestra cámara. Es por eso que si queremos congelar la gota a la perfección deberemos utilizar una velocidad muy superior a lo normal, en torno a 1/2000 s por ejemplo.

fotografía gota

Captar un movimiento fluido

Imaginemos que, por el contrario, lo que queremos es representar las olas de una playa como un manto. Es algo que nuestro ojo tampoco puede captar de esa forma. Para ello deberemos dejar nuestro obturador abierto lo suficientemente para que todo el movimiento del agua sea registrado fundiéndose así en una imagen imposible de captar a simple vista. No olvidemos que para esto necesitaremos un trípode, ya que de otra forma el movimiento de nuestro pulso haría que el fondo también apareciese movido. Lo ideal para esta situación sería utilizar tiempos de exposición de uno o varios segundos.

velocidad de obturación

No podemos olvidar que la velocidad de obturación es uno de los tres parámetros clave a la hora de obtener una imagen correctamente expuesta. Por lo tanto será absolutamente necesario compensar los otros dos valores (apertura de diafragma y sensibilidad ISO) para que nuestra imagen no resulte sobrexpuesta (“quemada”) ni subexpuesta (demasiado oscura).

Efectos de la velocidad de obturación

Existen velocidades adecuadas para cada situación que queramos fotografiar. Aquí os dejamos algunos ejemplos para que podáis comenzar. Pero ante todo recomendamos jugar con las diferentes velocidades con el fin de entender a la perfección su funcionamiento.

Fotografía de deportes

La fotografía de deportes se caracteriza por congelar el movimiento de los deportistas en plena acción. Estos suelen moverse de forma rápida, así como los elementos que intervienen (balones, etc). Para ello deberemos utilizar velocidades rápidas que nos permitan que el sujeto aparezca estático y nítido, de forma que la postura, el gesto y la expresión queden perfectamente definidos.

Fotografía de animales

De la misma forma que en el deporte, los animales se mueven de forma impredecible, especialmente si se encuentran en libertad. Para conseguir mayor nitidez y no perderse ningún detalle o momento clave lo ideal es de nuevo utilizar velocidades altas.

Fotografía nocturna

Como todos sabemos, lo que escasea en la fotografía nocturna es justamente la luz. Para realizar fotografías de noche en las que aparezca un cielo plagado de estrellas deberemos mantener nuestro obturador abierto mucho tiempo. De esta forma la escasa luz podrá penetrar en nuestro sensor. Para fotografía nocturna lo ideal es utilizar velocidades de exposición de en torno a 30 segundos. Para ello, y dado que nuestra cámara probablemente no nos ofrezca esa opción de entre las velocidades estándar, tendremos que utilizar el modo bulb. Este modo permite disparar una primera vez para abrir el obturador y una segunda vez para cerrarlo, consiguiendo así tiempos de exposición muy largos. Con este modo deberemos utilizar un cronómetro para saber exactamente qué velocidad hemos empleado. Es importante tener en cuenta que con velocidades tan lentas cualquier contaminación lumínica aparecerá en nuestra imagen. Si vas a realizar fotografía nocturna evita focos de luz intensos como farolas, ciudades, linternas o teléfonos móviles cerca de la cámara.

Efecto barrido

Llamamos efecto barrido a esa imagen de movimiento en la que el fondo aparece movido mientras que el objeto en movimiento aparece nítido. Pongamos el ejemplo de una moto en marcha. Para realizar el efecto barrido deberemos utilizar una velocidad de alrededor de 1/60s y acompañar el vehículo con la cámara hasta el momento de disparar.

efecto barrido

Efecto seda

Llamamos efecto seda al mencionado anteriormente con el ejemplo de la playa. Se trata del efecto que produce el agua en movimiento captada a velocidades bajas. Con 1 segundo de exposición (y siempre con la ayuda de un trípode) podemos captar el movimiento de un flujo de agua con resultados sorprendentes.

Efecto paso del tiempo

Llamamos así al efecto que produce una imagen estática en la que circulan elementos (personas, coches, etc) y aparecen movidos. La forma de disparar una imagen así sería similar a la del efecto seda, pero en un contexto por ejemplo urbano. Siempre con nuestro trípode, ponemos la cámara en una plaza con gente y utilizamos velocidades de uno o dos segundos. El efecto que producen las personas movidas con el fondo estático es similar al realizado en cine para representar el paso del tiempo.

fotografía nocturna

Estos son algunos de los múltiples efectos que podemos lograr controlando la velocidad de obturación de nuestra cámara. Pero una vez dominada, las posibilidades son infinitas. ¡Jugad, probad y sobre todo disfrutad de los resultados sorprendentes!

Un comentario en “Definiciones: Velocidad de obturación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s